El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player





























































Sede: Avda. Armenia 4601 - (3400) Corrientes

Fecha de fundación: 14/12/52



Fue fundado el 14 de diciembre de 1952 por empleados de la fabrica textil "Tipoití", propiedad del empresario Eduardo Seferian. El equipo se llamaba Club Deportivo Tipoití, pero como no se aceptaban nombres con firmas comerciales, fue bautizado con el nombre "Mandiyú" que significa 'algodón' en guaraní.
Tras convertirse en el conjunto más ganador de la Liga Correntina, en 1985 inició su experiencia profesional al formar parte de la flamante Primera B Nacional, la categoría que reemplazó a la Primera División B otorgando plazas efectivas a los campeones de las ligas provinciales (antes jugaban como invitados). Consiguió el 7º puesto y fue eliminado en cuartos de final de la Promoción por el Club Atlético Huracán. Sin embargo, en el torneo Nacional B 1987/88 se consagró campeón y ascendió a Primera División bajo la dirección técnica de Juan Manuel Guerra, un histórico entrenador del Ascenso, al igualar 0-0 como visitante ante su inmediato perseguidor, el Club Atlético Quilmes, en la anteúltima fecha. Entre sus figuras se encontraban algunos jugadores que poseían experiencia en campeonatos mundiales con sus respectivas selecciones, como Pedro Barrios (Uruguay), Adolfino Cañete (Paraguay), o José Horacio Basualdo, quien luego formaría parte de la Selección Argentina subcampeona en Italia '90.
La consolidación en la máxima categoría fue sumamente complicada debido a la irregularidad de las primeras campañas. Para su tercer torneo, el club ya había adquirido cierto rodaje y se logró un merecido 10º puesto con importantes victorias: 3-0 a Independiente, 4-3 a Racing y 3-2 a San Lorenzo, esta última en condición de visitante. Los delanteros Félix Torres y José Blanchart fueron grandes protagonistas al marcar 13 goles cada uno. Parecía que la adaptación al formato de los torneos cortos no iba a ser fácil en aquel debut del Apertura disputado en la segunda mitad de 1990, después del balance que dejó el 17º lugar. No obstante, en febrero del '91 se inició la mejor campaña en la historia del club al trepar al tercer lugar del podio, debajo del campeón invicto Boca Juniors y su escolta, "los Camboyanos" de San Lorenzo de Almagro. Si bien en ese certamen no hubo triunfos rutilantes ni partidos históricos (se perdió ante todos los grandes, salvo River, con el cual se igualó en el Monumental), el éxito se basó en la fortaleza física de sus jugadores -que muchas veces se excedían en foules- y en la solidez de su defensa, por lo que fue la segunda valla menos vencida del certamen al punto que en diez partidos no recibió goles. Se recuerda hasta el día de hoy que Mandiyú era "el equipo de los paraguayos y uruguayos", ya que al no haber límites para el cupo de extranjeros, el técnico Oscar López incluía habitualmente entre seis y siete jugadores de esa nacionalidad como titulares. Ellos eran los uruguayos Pedro Barrios, Ricardo Kanapkis, Ricardo Perdomo y Luis Ramos, y los paraguayos Roberto Lugo, Alfredo Mendoza y Félix Torres. Completaban ese equipo el arquero Rubén Cousillas, el zaguero Pablo Sixto Suárez y los volantes Pablo Quiroga y Julio Olarticoechea, tres veces internacional mundialista (1982, 1986 y 1990) con la Selección Argentina. Durante la segunda mitad del '91 el nivel de equipo se mantuvo y la sexta colocación en la tabla de posiciones fue un grato reflejo, pero en el Clausura '92 todas esas ilusiones se desvanecieron con una pésima labor que finalizó en el 18º puesto. De ahí en adelante ya no habría más alegrías.
En 1993, la Asociación del Fútbol Argentino, impidió mediante una resolución los intentos de Seferian por convertir a Mandiyú en una S.A y solucionar así graves problemas financieros. Al año siguiente, el diputado menemista Roberto Cruz adquirió el club en 2 millones de dólares. Diego Armando Maradona se hizo cargo de la dirección técnica del equipo y también se incorporó al arquero -internacional con la Selección Argentina- Sergio Goycochea. El proyecto fracasó rotundamente debido a graves desaciertos de su gerenciador y Mandiyú perdió la categoría.
Finalmente, Cruz decidió que el club no estaba preparado económicamente para afrontar la siguiente temporada del Nacional B y se marchó de Corrientes. Sin conducción dirigencial, a mediados de 1995 Mandiyú fue desafiliado de la Liga Correntina por deudas con el Consejo Federal y desapareció. A causa de esta situación, Huracán Corrientes ocupó la plaza vacante y ascendió a la Primera División con muchos de los jugadores que habían formado parte de Mandiyú.
En el año 2010 se regularizó el club y se reafilió a la Liga Correntina para empezar a competir nuevamente.